Mandala macramé 7 Hojas

Detalles de la pieza:

Hermosos Mandalas hechos a mano en macramé, Puedes elegir entre los colores del menú o comunícate con nosotros para hacerte uno personalizado.
Es ajustable y se adapta a diferentes medidas. El hilo, es hilo encerado fabricado en Brasil, es muy resistente, se puede mojar y lavar.

$350

Limpiar

Compártelo con tus amigos

Share on facebook
Facebook
Share on pinterest
Pinterest
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on twitter
Twitter

Descripción detallada del producto

Mandala macramé 7 Hojas

Significado de Mandala
Qué es Mandala: Mandala macramé 7 Hojas

Mandala es una estructura de diseños con-céntricos que representan la composición fractal o repetitiva del universo y de la naturaleza. Mandala macramé 7 Hojas

Es una palabra de origen sánscrito y significa ‘círculo’; representa la unidad, la armonía y la infinitud del universo mediante el equilibrio de los elementos visuales.  Mandala macramé 7 Hojas

En las culturas orientales, de donde se tienen los primeros registros de diseño y uso de los mandalas. Tienen como objetivo el cese del pensamiento, aspirando alcanzar un estado meditativo. Mandala macramé 7 Hojas

Los hindúes fueron los primeros en usar mandalas como un instrumento espiritual, aunque se han popularizado en occidente por los diseños y usos atribuidos al budismo. Sin embargo, los mandalas no han sido exclusivos del oriente o de una religión en particular, ya que se han encontrado representaciones geométricas similares en otras culturas y con diferentes usos que van más allá de lo espiritual.
En Tíbet son conocidas los mandalas de arena, que son complejas representaciones elaboradas por monjes budistas tibetanos como ejercicio espiritual para aprender lecciones sobre el desapego y el fluir universal. Para hacerlos se utiliza arena o piedras trituradas y coloreadas de manera natural.

Otro ejemplo de mandala en la cultura oriental es el símbolo yin y yang, donde los extremos confluyen en un círculo que representa la dualidad que existe en todo lo creado, según los principios del taoísmo.

Al yin se le atribuye lo femenino, la tierra, la oscuridad y pasividad. Mientras que el yang representa lo masculino, el cielo, la luz y lo activo. Estos dos fuerzas fundamentales son complementarias y necesarias para mantener el equilibrio en en el universo. Mandala macramé 7 Hojas

Mandalas en la cultura nativa americana Mandala macramé 7 Hojas

Los indígenas nativos del norte de Estados Unidos y el sur de Canadá crearon las ‘ruedas de sanación’, o ‘ruedas medicinales’. El diseño de estos mandalas contemplaba un círculo central de piedra que estaba conectado a un círculo más grande a través de radios o líneas divisorias, hechas con el mismo elemento.

Además, se tenían en cuenta los 4 puntos cardinales (norte, sur, este y oeste), un color, los elementos (fuego, aire, tierra y agua) y sus animales y plantas sagradas.

Los aztecas, ubicados en lo que hoy es Mesoamérica, también usaban mandalas. El ejemplo más conocido está en su calendario, que obedece a los principios básicos de estas representaciones, ya que parte de un círculo central a partir del cual se irradian otras figuras de manera repetitiva.

En estos mandalas, se representaba la bóveda celeste, la creación del hombre y el camino que debe ser recorrido durante la vida para alcanzar la plenitud.

Mandalas como recurso terapéutico

El psicólogo y psiquiatra suizo Carl Gustav Jung (1875-1961) estudió diseños de mandalas de diferentes culturas durante 20 años y encontró características comunes: el hecho de que el diseño siempre parte del centro, está restringido por una figura geométrica que suele ser un círculo o un polígono, y el resto de las figuras pueden ser reemplazadas por figuras que se les asemejen, como flores o cruces.

Estas representaciones eran una exteriorización del inconsciente colectivo. La expresión de la totalidad del ser, y por lo tanto, podían utilizarse como recurso terapéutico para trabajar aspectos emocionales que se encontraban reprimidos o no reconocidos. Mandala macramé 7 Hojas

Hoy en día, se ha extendido el uso de mandalas como técnica terapéutica y antiestrés. Se puede poner en práctica de diversas formas:

Creación de un mandala:

la persona parte de unas directrices básicas y se dispone a dibujar y colorear su mandala. El uso de las formas geométricas y los colores elegidos proporciona información al terapeuta sobre ciertos estados emocionales.

Colorear el mandala:

Consiste en prestar atención al uso de los colores utilizados. En este caso se parte de un diseño elaborado con antelación.

Visualizar un mandala:

Se le proporciona a la persona un mandala ya elaborado.  Esta debe observarlo durante algunos minutos, con el objetivo de inducir un estado de relajación.

Cualquiera de las técnicas mencionadas puede hacerse en solitario. Se ha popularizado el uso de cuadernos para crear o colorear mandalas, lo que da cuenta de la masificación de este recurso como herramienta antiestrés.

Otros Mandalas

Síguenos en Facebook